La principal característica de estos pavimentos es que son permanentemente antideslizantes para una mayor seguridad. Su impermeabilidad al agua los convierte en el suelo ideal para baños ya que son fáciles de limpiar, antibacteriales y biodegradables, que protegen de resbalones y gérmenes. Al carecer de juntas porosas, las bacterias y la suciedad no pueden acumularse en ningún sitio.

Estos pavimentos se pueden amoldar a suelos en desnivel y es compatible con sistemas de desagües de sumideros.

Estos pavimentos poseen un acabado plastificado que les confiere gran resistencia a los impactos, arañazos, quemaduras, al desgaste y a los productos de limpieza.